Sigurdsson pone las tablas en el marcador desde el punto de penalti