El VAR da un penalti por mano de Perisic y Griezmann no perdona para poner el segundo de Francia