Casemiro detiene el partido tras comenzar a sangrar por la nariz después de un golpe con el balón en la cara