Cheryshev culmina una buena jugada de Rusia para poner el 2-0 ante Egipto