Una convulsión estuvo a punto de dejar a Ronaldo sin jugar la final