Griezmann y Dembelé no podían creer el penalti que Umtiti acababa de hacer con la mano