Las lágrimas de Cristiano contrastan con la felicidad de Zidane en semifinales del Mundial de 2006