Los aficionados argentinos arrancaron el césped del Monumental tras proclamarse campeones