Los jugadores de Irán regalaron flores a los americanos en un partido de alta tensión