Amarilla de récord: Gallardo es amonestado a los trece segundos y obtiene el récord de la tarjeta más rápida de un Mundial