El Estadio de la Cerámica ovacionó a Iniesta antes del pitido inicial