Una parada que salva un partido: Olsen saca la mano a un gran cabezazo de Mario Gómez