Del Bosque, el míster tranquilo