Cesc, el hombre que jugaba con el falso ‘9’