Jesús Navas, el 'pajarillo' loco