Ramos, el corazón de la 'Roja'