Neymar, la atracción en Río de Janeiro