Casillas-Arbeloa, juntos pero no revueltos