España-Tahití, un partido diferente