España, el rival a batir