Del Bosque vuelve a ser el 'pacificador'