Uruguay castiga el toque de España