Villa y Torres, la pólvora de 'la Roja'