Las diferencias con la España campeona de 2012