El fútbol sigue resistiendo en Haití