Brasil recoge su Copa Confederaciones