No era el día de la Roja