España, también sabe perder