El ambiente infernal de Maracaná con la Roja