Torres, 'Bota de oro' que siembra dudas