Xavi, al palo en la prórroga