Lo que España no vio del encuentro frente a Tahití