El bochorno, principal enemigo de la Roja