Las lágrimas de Iborra y Rami después de perder la final por 2-0 ante el Barça