Tras la polémica de las esteladas, la normalidad: aficionados del Barça lucen la bandera de España en el Calderón