Un matrimonio bien avenido: Evelyn y Adrian Powell se odian mutuamente