La sentencia de D. Gustavo Larraz