Una separación de bienes un tanto inusual