Los espectadores y Aitor Canales dictan sentencia en el caso de una boda arruinada