Nagore, a favor de las chicas guapas y en contra de los conductores mirones