Alemania vuelve a conquistar el mundo proclamándose campeona de la Copa Confederaciones