El Barça consigue meterse en su quinta final consecutiva de Copa tras ganar en Mestalla