El Barça gana sin brillo