El Barcelona se proclama campeón de la Copa del Rey ante el Real Madrid (90-92)