Un Barcelona plagado de suplentes goleó al Murcia y ya está en octavos