Conjura de remontada: el Atlético en una comunión perfecta para la Champions