La sangre fría de Cristiano para marcar el penalti cinco minutos después de ser señalado