Su fichaje desata la 'cristianomanía' en Turín