Eliud Kipchoge corre el maratón más rápido de la historia: 2 horas y 26 minutos