Euforia en Sevilla tras el pase a cuartos mientras que en Inglaterra cargan contra Mourinho